¡Basta de berrinches! No es cierto que no tenés nada para contar

Como un niño que tiene una pataleta y asegura que no, que nunca y que jamás, así te ponés frente a la hoja en blanco cuando decís que no te caen las ideas y no sabés qué  contar en tus redes sociales sobre tu emprendimiento. ¡Shito la boca! Vamos a cortar con la rabieta por lo sano.

[Oh sí, soy madre y me sale muy bien ese rol con el dedito índice en alto 🤣] Vamos a lo concreto. Si esto de que no tenés que decir, ni cómo decirlo ya es recurrente cada mes y te gustaría empezar a generar contenido de forma más fluida y estratégica, entonces este artículo te va a interesar.

La base para crear contenido de forma fluida, que nunca te falten ideas, que éstas apliquen y sean rendidoras con tu objetivo es la PLANIFICACIÓN de los mismos. Sí, queridos, parece un embole perder el tiempo en armar un plan de contenidos pero lo hacés de una vez y te olvidás.

En abril te tiré una ayudita con un calendario con fechas importantes para que empieces a organizar tu contenido, y ya tenés listo el de mayo para descargar haciendo clic aquí o en el llamado a la acción, más abajo. 

Pero además te sumo un Gráfico de organización de objetivos y recursos, porque además de retarte soy buena (no es cierto) o mejor dicho, porque identifiqué que muchos emprendedores no saben qué escribir porque no están organizando sus ideas.

DESCARGÁ EL CALENDARIO DE MAYO
+ GRÁFICO DE ORGANIZACIÓN DE OBJETIVOS Y RECURSOS AQUÍ

Ahora que descubrimos que ese berrinche tiene sus justificaciones y que podés salir de la rabieta con ayuda. ¿Cómo lo vas a hacer? Porque no se trata de recibir una plantilla, llenarla con tus dato y listo. El próximo mes vas a estar en problemas de nuevo si seguís así.

¡No hagamos un drama de esto! Te comparto en cinco breves ítems hacia dónde tenés que apuntar tus faroles para seguir en camino. ¡Estoy segura que cada vez lo vas a hacer mejor!

5 formas de sacar contenido de tu emprendimiento y escribir sin limitaciones

Primero: ¿Quién soy yo y quién es mi emprendimiento?

Vos creaste algo que cuando está en sociedad tiene personalidad propia. ¿Por qué te digo esto? Porque muchos emprendedores se enamoran tanto de su “hijo” que no lo dejan ni respirar y quieren transmitir emociones por medio del mismo hasta que termina siendo confuso qué estás emprendiendo: ¿sos influencer o sos marca?

Mirá a tu emprendimiento desde afuera, no vas a dejar de ser el gestor/a, pero si lográs una mirada externa vas a visualizar todas las formas posibles de que tu emprendimiento interactúe con clientes y potenciales clientes.

En cambio, cuando no podés desprenderte de él, estás por encima del producto o servicio. ¡No está mal! Aún cuando todo devenga en convertirte en influencer de tu nicho, siempre tratá de tener un ojo que mire desde afuera para aportar algo que le quite esa emoción tan personal.

Segundo: Los datos son el diccionario de un emprendedor

Nunca te vas a quedar sin contenido si leés los datos. Te preguntás ¿qué es eso? ¿dónde está? ¿qué tengo para mirar? 

Tu web, redes sociales y servicio de mailing ofrecen una ventana de análisis. Dale, animate a abrir esa ventana y dejá entrar la luz. Ligá tu web con google analytics para medir cómo llega el tráfico a tu página, cuánto tiempo permanece en ella, qué contenidos son los más efectivos, qué nivel de rebote (es decir, cuántos se van sin hacer nada en tu web), etc.

Para los que recién comienzan con esta experiencia, los números pueden ser desalentadores. Sin embargo, hasta lo que está en rojo te va a decir por dónde va la mano.

En cuanto a las redes sociales, mirá cuál es el target de lectores que tenés, en qué horas se conectan, con qué publicaciones interactúan más. Aprovechá todas las herramientas de interacción que las redes te ofrezcan para leer esos datos de forma cada vez más definida.

Tercero: Anichate

Si tenés un emprendimiento o si tenés un perfil emprendedor, son dos cosas diferentes. No pongas todas las papas en la misma olla, definí cuál es tu emprendimiento y dentro del mismo cuál es el nicho que manejás al dedillo.

Esto no significa que vas a crear contenido sobre un tema y nada más. ¡No te estreses antes de que te siga contando! Anicharse te permitirá unir tus objetivos con lo que tenés para decir, y hacerlo de forma organizada. 

Cuanto más reconocés cuál es tu unidad y modelo de negocios, visualizás el hueso de tu emprendimiento, y empezás a darle las capas de ese organismo. ¿Cómo? Con contenido, bebé.

Del punto a la raya, vas a lograr contar más cuanto más enfocado/a estés en tu emprendimiento. Por el contrario, mientras más énfasis pongas en tu polifacético sentido emprendedor -lo cual es genial, pero no para escribir- menos capacidad tendrás de organizar lo que tenés para decir y más rápido vas a caer en el caos y el berrinche que nos llevó hasta este artículo.

Cuarto: Mirá al otro y hacete amigo

Ay qué envidia le produce a algunos ver que su competencia está creciendo sin frenos en redes sociales. ¿Cómo demonios lo hace? Yo lo voy a hacer igual.

Esta es la peor decisión de una acción estratégica.

Sí, te recomiendo que mires a tu competencia y, aún más, que te amigues con ellos, que seas un seguidor e interactúes con sus propuestas, siempre y cuando te provoque hacerlo. ¿Por qué harías eso? Porque esa es la forma de hacer un buen benchmark de contenidos.

Este término refiere a la comparación de la estrategia de contenidos de tu competencia, con la tuya. Algunos deciden hacerlo desde el anonimato, y hay formas de pispear los perfiles y tomar nota de algunos datos sin que el otro lo sepa, Social Blade es buena plataforma online y gratuita para ello.

Sin embargo, relacionarte de forma directa con tu competencia te puede llevar a generar negocios futuros y más allá de eso, te obliga a no copiar sus aciertos y sus errores. Es fundamental que cuando mires al otro no te tientes de copiar y pegar porque entonces tu emprendimiento ya no será más tuyo, sino del otro.

Quinto: El más allá de las redes sociales

No todo pasa por las redes señores. Para tener qué contar tenés muchas herramientas, plataformas, aplicaciones y demás que te van a abrir las puertas hacia un mundo divino de opciones de contenido, pero nada mejor que la posta: lo que pasa en el mundo real. Sí, hay vida después de las redes.

Ay no vamos a debatir sobre qué es la verdad y qué no, simplemente te quiero sembrar esta inquietud: ¿estás tan atento a tus redes como a tu cliente real? ¿estás analizando las ventas que hacés o el proceso de compra de tu cliente? ¿qué tienen para decir las personas antes que los usuarios? ¿cómo obtenés esa información?

Salí del mundo virtual por un momento y conectate con las personas. Propiciá el encuentro haciendo reuniones, visitas o llamadas telefónicas con algunos de ello. Te aseguro que te darán mucha información valiosa que no se contabiliza como dato y con la cual vas a tener mucho contenido para generar.

Creo que te di suficientes razones como para que no vuelvas a patalear, pero lo sé por experiencia, vas a decir que son buenas ideas y no las vas a llevar a la práctica sino hasta que nuevamente estés en este conflicto.

Te invito a que descubras de una vez por todas que el plan es el ticket ganador para generar tu propio contenido de forma práctica, rápida y efectiva. Si lo hiciste, contame cómo te fue.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat