Las claves para un buen benchmark de contenidos

Conocer qué dicen y cómo lo dicen tus competidores te ayudará a tener afilado el lápiz para tus propias campañas. No se trata de copiar ideas, sino de aplicar estas claves para optimizar todo lo que ya está hecho, y sacarle más rédito.

Si sos de los que piensa que ya está todo inventado y no hay nada nuevo por hacer, entonces te falta conocer las técnicas del benchmark aplicadas al marketing. En este artículo aprenderás cómo modificar tus contenidos y optimizarlos mirando lo que hacen los otros, pero poné muchas atención porque no se trata de copiar.

Es sabido que cuando alguien encuentra la fórmula del éxito, ésta no debe replicarse y aunque se lo hiciera, nada nos garantiza los mismos resultados. Pero en los tiempos que corren existen ciertas ventajas en tener el ojo abierto en lo que hacemos, pero también observando lo que hacen los demás. De esto se trata el benchmark.

¿Qué es?

Benchmark es una técnica que se utiliza para hacer comparaciones y, en base a estas, optimizar las acciones actuales atento a los objetivos logrados y no al procedimiento para lograrlo. Se trata de la búsqueda de las mejores prácticas de una empresa, por dentro y por fuera de la misma, con el fin de mejorar sus procesos orientados al cliente.

Cuando se quiere aplicar esta misma técnica en relación a la construcción de contenidos es cuando la mayoría de las personas suponen que se terminará por copiar y pegar, pero esto es justamente lo que no hay que hacer.

El trabajo es aún más duro que la simple observación para comparar resultados. Más bien, esta observación se convierte en un estudio constante de los productos o procesos que llevaron a que una marca o negocio sea líder en su mercado.

Si te marca o producto está involucrada en un mercado en el que te está costando llegar a los objetivos, entre otras tantas razones, posiblemente estás negándote a mirar cómo lo han hecho tus competidores y en ese proceso seguramente te encontrarás con aquello que no observaste para llegar a tus clientes. Este proceso te evitará además los riesgos en la toma de decisiones.

La valoración de las interacciones

Las empresas hoy están preocupadas en cómo llegan a sus clientes. Tienen un negocio, una página web, piezas de email marketing, redes sociales y un Google Business funcionando, pero no todas logran manejar las interacciones a su favor.

¿Dónde está el secreto? El secreto está en el contenido y es por eso que existen las técnicas de benchmark de contenidos.

¿Cómo hace una empresa líder del segmento en el que está tu empresa para comunicarse con sus potenciales clientes? No se trata de mirar qué dicen, sino y por dar un ejemplo, en qué soportes conectan con los potenciales clientes. ¿Utilizan las redes sociales? ¿En dónde anidan los clientes reales y en dónde generan leads? Si esa empresa tiene parte en distintos lugares del mundo, ¿cómo hace para generar contenido competente con sus diferentes audiencias?

Estas son algunas de las preguntas, quizás las más básicas por las que se inicia la evaluación de los procesos. En profundidad, también se analizan qué palabras claves utilizan para su posicionamiento.

Esta evaluación te permitirá ver además con quién estás compitiendo, pero atención, no estarás compitiendo por esta información. Estas técnicas no son la garantía de que te harás de los clientes de tu competencia.

La técnica

Hasta ahora te mencioné la famosa técnica de benchmark de contenidos. Sin más vayamos a lo concreto:

  1. Reconocimiento: Tu observación de la competencia tiene que se lo más concreta posible sin tomar muestras para tu estudio a aquellas marcas o productos que se asemejan. Estrictamente, buscá que sean iguales a tu marca y producto. Mientras más se acerquen, mejores resultados obtendrás.
  2. Palabras Claves: Identificá qué palabras claves están llevando tráfico hacia la web de tu competencia. Analizá cuáles de ellas te conviene utilizar e invertir para optimizar tu posicionamiento. Esto no implica que sólo tenés que usar las palabras claves que maneja la competencia, sino poné a prueba cómo rinden tus palabras claves y las de ellos, en la comparación obtendrás una respuesta.

Por último, usá softwares como Keyword explorer o Semrush para rastrear las palabras claves en uso.

  1. Observa las acciones: Ya sabés cuáles son las palabras claves que usan, es el momento de ver qué hacen con ellas. Softwares como los que ya te mencioné te pueden arrojar datos muy valiosos como, por ejemplo, con qué URLs consigue más tráfico, qué contenido es el que más comparten los lectores, etc. Otra observación pertinente es sobre las redes sociales.

Estos puntos forman parte de un proceso de evaluación constante. Mientras esto está en estudio, estarás formando una estrategia propia de contenidos pero con datos valiosos sobre cómo salir a la cancha para meter un gol.

Verás que el proceso se repite constantemente, por lo que podrás armar un calendario de acciones que te permitirán optimizar, incluso, tu propio benchmark y de esa forma generar contenido valioso para captar a tus potenciales clientes.

Colaboración de mi autoría para DonWeb.News

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat