Ser copy hoy ¿es posible?

No voy a dejarte en esta nota la filantrópica idea de que todo se puede ser en esta vida si se quiere, pero algo de esta frase quedará como eco en tu mente cuando termines de leer. Es que si querés ser copy y pensás que te vas a morir de hambre entonces te aconsejo que cambies ahora de profesión y que, por supuesto, pases de largo. No leas esta nota.

¿Te quedaste a leer? Debe ser que algo dentro tuyo te advierte que estás listo para ser un copy. Empecemos por el comienzo porque estamos usando un concepto como si fuera una profesión, así que definamos bien las cosas para saber de qué hablamos. Copy es una composición escrita con un objetivo persuasivo y comercial, pero también se le dice “copy” -de forma abreviada- a los copywriters o redactores publicitarios, en español.

Hoy se debate y mucho sobre los conceptos copy, redacción, escritura y contenido. En todos los casos alguien escribe, sin embargo el objetivo de cada pieza es diferente. Particularmente a mí me parece un debate sin sentido, asique no le daré más lugar que éste, por ahora.

En el último workshop sobre copy en Marketing Digital Experience 2019 una persona del público comentó mientras yo mencionaba qué hacemos los que escribimos copys y qué no, dijo: “Todo muy lindo, pero la realidad es que no podemos dedicarnos solamente a hacer copys”. Yo le contesté sintetizando cómo se trabaja en equipo y cómo le tenés que demostrar a tu cliente o contratante por qué es una inversión de valor contratarte como copy y no como multitask.

Pero luego el tema quedó dando vueltas en mi cabeza porque recordé mis comienzos y mi actual momento laboral. Recordé, inclusive, cómo era la cosa esa del copywriter en el siglo XIX. Sí, como lo leés, los redactores publicitarios (esos que hoy se debaten cuál es realmente su función) existen desde hace más de cien años, y ahora parecen tener un lugar un poco más protagónico. Por esa razón quienes quieren dedicarse a esto se preguntan si tal profesión les servirá para vivir o no.

Copywriters en acción

Ser o no ser

Hace un tiempo atrás, eso de “hacé lo que amás hacer y no sentirás que estás trabajando” no existía, entonces las carreras que más cotizaban eran la de médico, abogado, contador o arquitecto, mientras que diseño, filosofía y hasta periodismo o comunicación social, eran oficios muy vocaciones que alguien tenía que hacer, o que incluso podría ejercer un sobrino de un tío adinerado que no quisiera invertir en profesionales.

De un tiempo a esta parte, ese manojo de carreras creativas hicieron boom! y se volvieron populares. Internet llegó al mundo por medio de los cables y ahora transita por intravenosa.

Las profesiones convencionalmente poderosas empezaron a pelear por un lugar que las más disruptivas manejan cómodamente en la actualidad.

Es así como, con la llegada del marketing de contenido, los copys, redactores publicitarios o copywriters tenemos mucho para dar.

Pero no es todo tan sencillo, con ese “boom” también explotaron los oportunistas, vende humos y demás. Entonces más de uno se tiró a una pileta llena de agua, pero también llena de estos indeseables personajes que flotan y no se sabe cómo (debe ser porque están llenos de aire).

El secreto en forma de tips

No la voy a hacer mucho más larga, quiero que te convenzas de que sí podés vivir de tu escritura creativa, y éstas son las razones, secretos o tips para flotar y no dejarte llevar por una oleada de falsos creativos. Ah, sí, y además vivir de esto:

Curiosidad e inquietud: No hay una formación de copywriters única, hay tantas escuelas como buenos redactores existan. Acercate a ellos, conocé su trabajo y estudiá, siempre estudiá, nunca dejes de leer y descubrir nuevas formas de enriquecer tu creatividad. Hoy tenés las redes sociales a tu disposición por lo que no te será tan difícil conectar con referentes y aprender.

Humildad y talento: En conexión con lo anterior, la etapa de aprendizaje de un redactor creativo es eterna, infinita y frustrante. ¡Pero que esto no te agobie! Es necesario errar para optimizar y, de todas maneras, en esta era los creativos estamos estrenando zapatillas todo el tiempo porque el camino es totalmente nuevo. Aunque la profesión existe hace siglos, lo que hacían en el siglo XIX no se parece ni poco a lo que hacemos ahora.

Traspasá los límites: Una de las habilidades de todo copywriter no sólo es la creatividad, sino la brevedad. Rompé esa regla y extendé la cantidad de caracteres, usá todas las palabras que quieras. Nunca te acomodes a un molde y siempre sacá una receta nueva del horno. ¡Creá! Para eso nos metimos en esto.

Trabajá en equipo o equipate: Los redactores no trabajamos solos sino en equipo, lo cual implica que aprendas a no apropiarte de las ideas y a dejar de lado el orgullo. Seguramente lográs una buena publicidad, o quizás ninguna. Por el momento, mis éxitos de copy están apoyados en lo que otros han logrado finalmente y, salvo que se olvidaran de decírmelo, no subí a ningún podio a agradecer un premio.

Que sepas mucho no significa que lo hagas todo: Sí es necesario que sepas algo de marketing, algo de redes sociales, otro poco de rock and roll, ah no, perdón, eso no es tan necesario. Lo que quiero decirte es que el conocimiento que adquirís te va a ayudar a implementar cada vez más tus copys en diferentes plataformas, hasta te permitirá adecuarte a los cambios sin sufrirlos (la bendita imposición del algoritmo). Pero eso no significa que lo tenés que hacer todo: o escribís o hacés marketing, una u otra cosa.

No trabajes gratis: Tu capacitación, dedicación y compromiso no es solidaridad. Los que escribimos nos esforzamos por permanecer a flote por lo que si tenemos que pelear con los vendehumos por una cotización, hacé valer cada segundo que cobrás, de la misma forma que harás sentir que el otro invirtió bien.

Es cierto que la cosa no está como para rechazar trabajos que no son específicos del copy. No te digo que pases hambre mientras llega la oportunidad, al contrario, acercate cada vez más a esa oportunidad, tomá riesgos y descansos, ambos necesarios como para vivir dignamente y aún así hacer lo que te gusta hacer.

Esta es mi receta en forma de tips, y la manera en la que hoy puedo asegurarte que sí, se puede ser copy. ¿Necesitás ayuda para tomar el envión? Dejame un comentario. Ojo, no te voy a empujar, te voy a invitar a mirar lo que podés hacer con tu capacidad de vender tus ideas.

1 comentario

  1. Laura Agostinelli

    Hola Tanita, cómo estás? Soy Laura Agostinelli, un gusto. Necesito aprender a escribir Copys. Tus herramientas me gustan. Podrás recomendarme marcas para seguir cuyos creativos te parezcan fenomenales? O muy buenos?
    Vi en tu instagram que recomendás a tres creativas y las voy a seguir, pero si me querés pasar algunas marcas, te lo voy a agradecer.
    Gracias por la onda que le ponés a tus entregas. Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat