¿Cómo contar un emprendimiento?

¡Eu! Vos solito te metiste en este lío. Si emprender es de locos, agarrate las patas porque escribirlo es para terminar de enloquecer.

Claro, la locura de la que yo hablo es linda porque, vamos, es tu bebé por nacer. Vas a pasar noches sin dormir, vas a sentir que lo hiciste mal, no vas a ver ninguna oportunidad cerca tuyo, pero eso que estás gestando es tuyo.

El lunes 4 de noviembre nos encontramos a las 17 hs. en el aula magna de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de La Plata para hablar de ésta rayadura: cómo contar un emprendimiento.

Te lo dije en esa ocasión, pero para los que no estuvieron se los cuento («El público se renueva», dice Mirtha), yo también soy emprendedora.

Entre tantas locuras, tuve un taller de alfarería en donde hacía tazas y las vendí re bien hasta que -en casa de herrero, cuchillo de palo- no había redactado ni un punto del proceso, no tenía cómo contarlo o salir a buscar un inversor.

¡Error!

Para que no te pase, te comparto la presentación que usé en aquella fabulosa charla y con esto ya sé que no te ayudo del todo, que lo ideal es que me siente al lado tuyo y te sople qué escribir.

Pero así no te estaría ayudando. Con esta presentación quiero que arranques de una vez y para siempre. Quiero que escribas y quiero recibir tus mensajes pidiéndome ayuda. ¡Allí estaré loco de la vida!

Porque entre nosotros, nos entendemos.

Aquí va lo prometido:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat